Pilates para embarazadas

Cuando la mujer está embarazada, el cuerpo sufre una serie de cambios considerables sobre todo en la zona del abdomen, la pelvis y los senos con lo cual, hacer ejercicio es muy importante para mantener un buen tono muscular y prevenir problemas. El método Pilates es una forma ideal para mantenerte perfecta durante todo el periodo del embarazo.

Los ejercicios en Pilates

Los ejercicios del método Pilates combinan flexibilidad y fortalecimiento de la musculatura. Los ejercicios se realizan con los músculos abdominales y el suelo pélvico lo que ayudará a la mujer embarazada a mantenerse y prevenir problemas propios de este estado.

Por qué el método Pilates

Durante las fases del embarazo, los músculos abdominales se estiran a causa del crecimiento del bebé y pueden llegar a debilitarse; de igual forma, la musculatura del suelo pélvico sufre una gran tensión y se extiende. Todo esto sin contar con los dolores de espalda debido al peso sobre todo al final del embarazo.

Es por todo esto, que el método Pilates puede ser un tipo de ejercicio muy útil durante el embarazo. Muchos de estos ejercicios se realizan de rodillas con las palmas de las manos en el suelo, una posición que ayuda a eliminar la tensión de la espalda y la pelvis.

Una de las zonas más difíciles de controlar son las relacionadas con el suelo pélvico ya que muchas mujeres no saben identificar el músculo que deben controlar. Un buen ejercicio para saber con exactitud de cuál se trata, es imaginar o intentar probar en el baño a controlar tu flujo de orina. Son esos músculos los que hay que ejercitar para luego evitar tener problemas de retención de orina.

Este tipo de ejercicio lo terminarás conociendo si asistes a clases de preparación al parto, es el que los especialistas denominan “Ejercicio Kegel” y consiste en ponerse de rodillas con las manos en el suelo y la espalda recta. Hay que tomar aire y al expulsarlo es cuando debes realizar la contracción pélvica.

Ejercicios para hacer en casa

  • Recostarse en el suelo sobre una colchoneta pequeña con los brazos pegados al cuerpo. Elevar las piernas hasta formar un ángulo de 90 grados y manteniendo entre las piernas la pelota de Pilates, apretándola fuertemente. Intenta mantener esta postura durante cinco segundo y luego afloja la tensión intentando que la pelota no caiga al suelo. Realiza el ejercicio entre cinco y ocho veces.
  • Sentarse sobre la pelota de Pilates con las manos sujetando la parte baja del vientre. Realiza un movimiento lateral o de atrás hacia adelante para que el soporte del peso varíe de un lado hacia el otro.

Desirée R.A.

Comprar Pelota Pilates Body Fitball (55 cm) al mejor precio: 12.34€

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.