15 Plantas medicinales imprescindibles en tu botiquín

Los poderes curativos de algunas plantas son conocidos desde hace miles de años. Este tipo de plantas ya se utilizaban en la antigüedad para aliviar y curar ciertas dolencias. Las plantas medicinales proporcionan múltiples beneficios para la salud, sin aportar efectos secundarios. Gracias a la gran diversidad que la naturaleza nos ofrece, es fácil encontrar una planta para tratar cualquier síntoma o enfermedad.

Las plantas medicinales más usadas

Existen plantas medicinales que se toman directamente sin necesidad de ninguna preparación especial. Otras plantas pueden utilizarse frescas, secas, en infusión o en forma de cataplasma para aliviar ciertos síntomas.

El romero: esta planta tiene numerosas propiedades curativas si se toma en infusión; ayuda a prevenir la anemia por su índice elevado en hierro, es eficaz contra la retención de líquidos y los dolores de la menstruación, ayuda a combatir los problemas de enfermedades respiratorias y ayuda a prevenir el cáncer y el Alzheimer.

La menta: esta hierba aromática tomada en infusión de hojas secas previene los problemas de cataratas, baja el nivel de fiebre, es eficaz contra la depresión y la ansiedad y reduce las inflamaciones producidas por picaduras de insectos (aplicada en forma de cataplasma).

La canela: esta planta aromática es utilizada para aliviar los problemas digestivos, respiratorios y circulatorios, además de ser considerada como un buen afrodisíaco.

El orégano: los beneficios del orégano son digestivos, expectorantes y antisépticos si se toma en forma de infusión, además ayuda a prevenir el cáncer y mejora la memoria.

Verdolaga: esta planta ayuda a combatir las enfermedades urinarias y a disolver los cálculos renales. Favorece la reducción de la obesidad al ser diurética. Aplicada en forma de cataplasma ayuda a calmar los dolores de vientre y los ojos cansados.

Aloe Vera: debido a su gran aporte de vitaminas y minerales es ideal para tratar la sequedad de la piel, las quemaduras, el acné, los dolores reumáticos, la artritis y el colon irritable.

El laurel: ideal para aliviar las digestiones pesadas, las afecciones respiratorias y reducir la probabilidad de enfermedades cardiovasculares. Tiene efectos diuréticos.

La manzanilla: gracias al aporte de aceites esenciales y sales minerales es apropiada para el buen funcionamiento digestivo, nervioso y para tratar dolores musculares. Aplicada en cataplasma es perfecta para la conjuntivitis y las picaduras de insectos.

El anís verde: es un gran aliado en caso de problemas digestivos en los bebés. Favorece la digestión y elimina el mal aliento, además de aliviar los espasmos intestinales.

Higos secos: aunque tienen un elevado porcentaje de calorías, los higos secos proporcionan un gran aporte de fibra regulando así el tránsito intestinal. Además, proporcionan vitamina C y hierro muy aconsejable en el caso de las anemias. Tienen un alto valor en potasio que favorece el ritmo cardiaco y ayuda a regular el sistema nervioso. También aportan el calcio esencial para prevenir los problemas óseos y tienen propiedades anti cancerígenas.

Avellanas: este alimento es muy rico en vitamina E y antioxidantes. Previenen el envejecimiento de la piel y ayudan a reducir el colesterol. Aportan un gran valor de ácido fólico.

El tomate: es una buena forma de prevenir el cáncer de próstata, pulmón, estómago, mama y útero además de reducir el colesterol en sangre. Es preferible comer el tomate cocinado para favorecer la absorción de todos sus componentes.

El ajo: es una planta perenne y resulta un gran aliado para mejorar la circulación de la sangre y favorece la eliminación de líquidos. Es un gran bactericida que ayuda a combatir problemas respiratorios y digestivos además de ser un poderoso aliado contra el cáncer.

El brócoli: este alimento, utilizado por los romanos y los griegos, combate eficazmente problemas visuales como la miopía, la vista cansada y los ojos irritados. Ayuda a eliminar líquidos.

La zanahoria: esta planta es una gran fuente de vitamina A y de antioxidantes. Previene las enfermedades del corazón y favorece la circulación de la sangre evitando así la formación de trombos. La falta de la vitamina A puede producir ceguera nocturna, cansancio y problemas en los dientes y la piel.

Desirée R.A.

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.