La moxibustión como complemento para la acupuntura

Hasta hace unos años, el hombre perseguía la búsqueda de la fuente de la eterna juventud. En los últimos tiempos, sin embargo, si bien nos sigue preocupando vivir cuántos más años mejor, y sobre todo, vivirlos en plenas facultades y con el aspecto más saludable, las circunstancias actuales están motivando que cambiemos nuestras prioridades. Y es que ahora, más que vivir mucho valoramos mejorar la calidad del tiempo que tenemos. Vivir en y por el presente. Es la máxima para sobrevivir al futuro. Si las prisas no son buena compañía, para paliar esos malestares que nos provocan en la salud, cada vez más personas acuden a terapias alternativas como el yoga, el Tai chi, la acupuntura, y como complemento a ésta última, conocemos la moxibustión.

La Moxibustión: procedente de la medicina china tradicional

Plantas y calor aplicados a nuestro cuerpo son los elementos de los que se vale esta terapia para reequilibrar el estado de nuestra salud. Si te sientes bajo de energía, sufres de dolores musculares o artrosis, tal vez deberías animarte a probar la moxibustión.

Son muchos los problemas de salud que pueden ser aliviados por medio de esta terapia. Prácticamente todos los males que son provocados por el estrés encuentran remedio en la moxibustión. Y es que en ella se trabaja estimulando la circulación mediante el calor que se aplica en determinados puntos del cuerpo, los denominados “puntos por moxibustión”. Mediante impulsos a las terminaciones nerviosas de la piel, se provoca la dilatación de los vasos capilares. De este modo, síntomas como naúseas, trastornos en la menstruación, cansancio o sueño excesivo son aliviados.

Además la moxibustión mejora la producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y hemoglobina, la coagulación de la sangre y la producción de anticuerpos.

También nos ayuda con esos trastornos provocados por el frío invierno como la rigidez lumbar o el dolor de articulaciones.

Moxibustión y acupuntura

Como la acupuntura, la moxibustión actúa estimulando determinados puntos del cuerpo humano. La diferencia entre ellas es que la primera utiliza las agujas, mientras que la segunda emplea calor y puede realizarse de dos maneras, una directa y otra indirecta.

En la directa, artemisa prensada se aplica mediante conos o agujas calientes. En la indirecta por el contrario, se mantiene un bastoncillo de abrótano a cierta distancia del cuerpo para transmitirle el calor.

Dado el auge de la medicina tradicional china, en la actualidad la acupuntura y la moxibustión se emplean como técnicas complementarias, en todo Occidente y en muchos otros países. Cuentan a su favor con la ausencia de efectos nocivos para la salud.

Comprar Alfombra Acupuntura AcupressMat al mejor precio: 19.34€

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.