¿En qué consiste el masaje shiatsu?

Si cualquier época del año es buena para darse un masaje, ahora en otoño es el momento ideal para conocer las diferentes técnicas que hay en estos temas, y es que con la llegada del frío notaremos cómo nuestro cuerpo se queja más de lo habitual. Es normal, estamos acobardados, nos cuesta un mundo movernos, levantarse de la cama con lo a gusto que se está bajo el edredón es una tortura.

El cuerpo tiene sus huesos y músculos adormilados con las bajas temperaturas. Y a pesar de lo que marque el mercurio la vida sigue, hay que salir y continuar trabajo cada día. Un masaje puede ayudarnos. Como los masajes más tradicionales, el Shiatsu se ejerce presionando con los dedos y despertará nuestros músculos, huesos y tendones.

Relajante y medicinal

El masaje Shiatsu tal y como lo conocemos hoy en día es relativamente moderno y es que surgió en Japón en el siglo XX. Sin embargo, también esta modalidad tiene su origen en una época más lejana en la antigua China. Entonces, por allá por el siglo III a.C, se conocía como Anmo.

Su propio nombre indica el proceder de la técnica, pues la palabra japonesa Shi significa dedo y la palabra atsu significa presión. Quienes practican el Shiatsu, hacen presión con sus dedos en determinados puntos del cuerpo para activar el movimiento natural de nuestro cuerpo. Es por ello que este tipo de masaje, como el resto, no puede practicarlo cualquiera, sino personas con una cualificada formación en fisiología y anatomía. Además, por supuesto, de la siempre presente filosofía oriental que guía los movimientos sanatorios del profesional.

Cómo se realiza el masaje Shiatsu

En el masaje Shiatsu, manos y brazos trabajan conjuntamente. Aunque el masaje se ejerce directamente sobre los músculos y la piel, indirectamente, también los órganos se benefician del mismo. Y es que activa nuestro sistema inmunológico, las defensas y provoca un estado de relajación generalizado. Es útil frente al estrés y problemas de insomnio.

Pero el Shiatsu es también un tratamiento de belleza y un masaje muy positivo para la mujer. Mejora notablemente el estado de la piel, al activar la circulación sanguínea. Y, entre otros males, combate la migraña y trastornos menstruales.

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.