Cupping, la terapia de moda

Nos encanta estar a la moda, nos gusta estar sanos y seguimos los pasos de los famosos en cuanto a estética se refiere porque ellos saben mucho y porque si lo hacen, es porque funciona. Ahora, entre los más conocidos del mundo del cine y la televisión predomina el Cupping, una técnica milenaria que aporta múltiples beneficios tanto físicos como psíquicos y está basada en la medicina tradicional china. Aunque ahora ha aterrizado a nuestro país, lo cierto es que en Estados Unidos ya es todo un éxito y se utiliza desde hace más de 3.000 años.

Cada vez nos inclinamos más por cuidar nuestra salud mental y nuestro físico y si puede ser con medios naturales, mucho mejor, para no estar expuestos a riesgos químicos que después causen problemas, en ocasiones irreversibles. Por eso, las terapias alternativas, naturales y exóticas, no sólo causan revuelo entre las clases medias, sino que han llamado la atención de las estrellas o celebrities, ya que son adictas a la buena imagen y el equilibrio mental. Por eso, el Cupping aparece en nuestra sociedad como la última moda cuando en realidad, su aplicación es milenaria. Una de las primeras famosas que desfiló con orgullo tras recibir una terapia de Cupping es Gwyneth Paltrow y más tarde, se apuntó a esta moda Kate Moss, Gery Halliwell, entre otras.

En qué consiste

Como hemos señalado anteriormente, esta técnica se centra en un principio básico de la filosofía tradicional oriental, el Qi, que es la energía vital que fluye por todo el cuerpo y nutre al organismo. Si este flujo es interrumpido por diferentes motivos, se producen desajustes y desequilibrios en el cuerpo dando lugar a enfermedades, dolores y malestares. El fin último del Cupping es restrablecer el equilibrio en el cuerpo controlando esa energía que se ha bloqueado para mejorar la calidad de vida.

Para llevar a cabo dicha técnica es necesario que la persona se encuentre tumbada o sentada. Una vez acomodada, se le limpia cuidadosamente la zona y se le coloca las ventosas de 2 a 5 minutos. Su realización es de base muy sencilla ya que consiste en aplicar tazas (pueden ser de barro, de madera, de bambú, de cristal, de plástico, de cuernos de animales o magnéticas) o vasos sobre ciertos puntos energéticos del cuerpo a modo de ventosa para eliminar los posibles bloqueos que existan. Mediante una succión con las tazas sobre ciertos puntos de la piel, normalmente se localizan en la espalda y en el estómago, se consigue el Cupping. Dicha succión ayuda a desbloquear estos puntos que se encuentran obstruidos, consigue reequilibrar el flujo de energía y, sobre todo, permite que el organismo elimine las sustancias nocivas innecesarias para el cuerpo.

Beneficios que aporta

Aunque esta técnica se puede realizar aisladamente, lo ideal, como todas las terapias naturales, es complementarla con algún otro método, como la acupuntura, la quiropráctica, el shiatsu, entre muchos, para potenciar sus beneficios.

Con una sola sesión de Cupping puedes ya notar los cambios, por ejemplo: mejora de retención de líquidos, actividad del sistema linfático, mejor estado de ánimo y energía, mejor circulación, menos estrés y menos ansiedad, etc. Pero si has decidido practicar Cupping con frecuencia, te ayudará a tratar otros problemas más consistentes como las jaquecas, las migrañas, las alergias, los dolores de espalda, el cansancio, las tensiones musculares, el insomnio, las varices, el estreñimiento y la mala circulación.

Si pasamos del mundo puramente físico, a nivel de salud interna, al mundo estético, podemos utilizar el Cupping para tratar los problemas de obesidad y esto es posible ya que la medicina china asegura que esta técnica ayuda a movilizar las grasas localizadas y elimina el estancamiento de la humedad. Además, su efecto drenante, también es muy recomendado para masajes faciales y corporales.

En definitiva, el Cupping es una nueva forma de cuidar tu cuerpo y tu mente porque no sólo mejoras las funciones internas del organismo, sino que además, se refleja en tu rostro y en tu forma de afrontar la vida porque al ayudarte a liberar endorfinas, estimulando los puntos de acupuntura, consigues un estado de ánimo más agradable, pacífico y de calidad. Recuerda que no es necesario probar las técnicas naturales que los orientales nos han regalado sólo cuando estamos padeciendo alguna enfermedad o dolor, ya que la prevención forma parte del cuidado de nuestra salud de por vida.

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.