FLORES DE BACH – INTRODUCCIÓN

Las flores de Bach son un método simple y natural de sanar a través de la utilización de ciertas flores silvestres. Los remedios, que tratan más los desórdenes de personalidad del paciente que la condición física individual, fueron descubiertos por el Dr.Edward Bach en los años 30.

Bach descubrió que las flores atesoraban las propiedades más sutiles de cada planta. Al observar, durante un paseo por el campo, las gotas de rocío sobre las flores, pensó que la acción del sol era la más adecuada para extaer su sustancia curativa y elaboró los remedios dejando las flores expuestas a la radiación solar. Su medio de acción en el organismo es similar al de los remedios homeopáticos. Se sabe de su eficacia por la experiencia de médicos y pacientes, pero se desconocen los detalles físicos o químicos que explican su efecto.

La teoría más aceptada supone que la esencia recoge información de la planta y que tiene capacidad para entrar en comunicación con las células de nuestro cuerpo. A Bach le interesaba más este método sutil que otros más materiales. Lo comparaba al efecto de la música y decía que las esencias curaban porque inundaban el cuerpo con vibraciones de la Naturaleza Superior. Según Bach, estas vibraciones actúan sobre nuestras emociones, que son la auténtica causa de salud o enfermedad.

El Dr. Bach llegó a la conclusión de que el organismo se enfermaba como consecuencia de las siguientes siete formas básicas:

  • EL ORGULLO: Creer ser mas que cualquiera.
  • LA CRUELDAD:Hacer daño a los demás o incluso a si mismo.
  • EL ODIO:Todo lo contrario a lo que el profesaba, al amor.
  • LA IGNORANCIA: Que además de llevarnos a negar la existencia del creador y de sus manifestaciones, entre otras cosas, incluía el temor que sobreviene por desconocimiento.
  • LA INESTABILIDAD: Dudar absolutamente de todo, teniendo en cuenta la existencia de un orden universal perfecto y armónico.
  • EL EGOÍSMO: Que se explica por si mismo.

La esencia floral procura elevar nuestra vibración, acercarnos a nuestra propia esencia interior, para tomar conciencia de nuestros errores y desarrollar nuestros aspectos más positivos para evitar el sufrimiento y la enfermedad en todos sus niveles.

Las Flores de Bach son agentes de energía benefactora, auténticos remedios para el alma. Son productos de venta libre, de reconocida eficacia y aprobados por la OMS. 

 

Las Flores de Bach no son sustituto de la medicina tradicional: son sus mejores aliadas
Muchas personas recurren a la ayuda de las Flores de Bach para superar sus problemas orgánicos o psíquicos. Sin duda, experimentan progresos; pero no grandes cambios. Esperan que las esencias hagan toda la tarea.  El método AflorArte sirve para generar cambios auténticos y de relevancia para la vida. Acopla el pensamiento estratégico a la energía del remedio floral gracias a lo cual la experiencia floral resulta una bendición. Cualquier síntoma tratado sabiamente con esencias florales es superado sin demoras en un proceso auténticamente transformador. 

De los 38 remedios, sólo uno no pertenece a las esencias florales y tal es el caso de Rock Water, cuya preparación esta hecha a base de agua pura extraída de lugares singulares, como lechos de ríos rocosos y habitualmente considerados sagrados. Otro remedio para diferenciar es Rescue Remedy, cuya composición es la combinación de Clematis, Cherry Plum, Impatiens, Rosk Rose y Star.

Es importante destacar que los remedios florales no actúan en forma directa en alteraciones físicas sino en síntomas de preocupación, ansiedad, miedos, incertidumbre o desesperación; por lo que la consulta al médico o al terapeuta se hace imprescindible en tales circunstancias. Entre tanto, usted podrá descubrir las esencias que más está necesitando.

En el momento actual carecemos aun de una explicación científica del todo satisfactoria respecto a como actúan los concentrados de flores. Sin embargo existen ya hipótesis, en diversos métodos sutiles, que pertenecen al dominio de la cibernética, de la química molecular, de la informática y de la psiconeuroinmunologia, que también podrían aplicarse al método de Bach.

Dada la rápida evolución de los conocimientos en estos campos, solo puede ser una cuestión de tiempo que las alteraciones energéticas provocadas por métodos sutiles puedan ser medidas y representadas por métodos científicos.

Todo lo que Edward Bach considero importante en relación con su sistema floral, lo comunico en pocas palabras en sus obras –Cúrese Ud. mismo y Los doce remedios y otros remedios-. Quien viva en su mundo espiritual no necesitara hoy sino estos escritos. Y todo aquel que se ocupe del sistema de flores de Bach debería leer Cúrese Ud. mismo y tenerlo a mano para releerlo.

Más Terápias Alternativas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.