¿Sabes que es la cristaloterapia?

Esta es otra terapia alternativa, en ella se utilizan piedras y cristales para lograr la sanación del cuerpo. Para esta terapia las piedras actúan sobre nuestra aura, equilibran y fortalecen la energía de la mente y del cuerpo.

A continuación te contaremos cuales son las piedras que se utilizan en la cristaloterapia, y cuáles son sus propiedades.

Ágata:

Combate el insomnio, alivia problemas en la garganta. Contribuye a lograr la paz mental.

Aguamarina:

Es una gran promotora de la felicidad en el matrimonio. Si se coloca una agua marina sobre el cuello se logra equilibrar las emociones, y se mejora la comunicación oral. Además tiene un efecto depurador sobre la gandula tiroides, bazo, riñones e hígado.

Amatista:

Si se la coloca sobre la frente o sobre la cabeza, se logrará la purificación del organismo y su protección contra la negatividad.

Ámbar:

Esta piedra produce un gran optimismo, y potencia la vitalidad física. Es utilizada para equilibrar el corazón, el estómago y la zona lumbar.

Cuarzo transparente:

Ayuda a centrarse y a enfocar un objetivo, potencia la energía física, mental y emocional. Es ideal para aquellas personas que tienen depresión. Esta piedra se puede colocar en aquella parte del cuerpo que necesite cargarse de energía.

Cuarzo rosado:

Da un efecto suave al cuerpo y la mente, otorga una sensación muy profunda de paz y bienestar. Es utilizado en los casos de insomnio, el mejor lugar para colocarlo es detrás de la cama. Si se lo coloca en el centro del pecho equilibra las energías del corazón.

Diamante:

Activa la energía y hace aflorar cualidades propias y características de la persona.

Esmeralda:

Activa la parte creativa, equilibra los sentimientos y abre el corazón al amor divino. Tiene un efecto sedante, invita al reposo y la tranquilidad.

Jade:

Aporta armonía y equilibrio, en especial a aquellas personas con mucha sensibilidad, calma la ansiedad.

Lapislázuli:

Si se lo coloca en el área del tercer ojo, da fuerza y vigor a todo el organismo.

Ojo de tigre:

Es relajante, sedante. Si se lo coloca sobre la zona abdominal (plexo solar) equilibra y da armonía, no solo a las energías físicas sino también las emocionales.

Ópalo:

Se lo considera como una piedra viva, normalmente se la ubica sobre los chakras del tercer ojo y la coronilla. Incrementa el alerta y las energías de todo el cuerpo.

Rubí:

Estimula la vitalidad, el dinamismo, incrementa la seguridad en uno mismo. También ayuda a quienes tienen problemas circulatorios, y de hipertensión.

Topacio:

Tiene un efecto purificador sobre el organismo, especialmente en el hígado y vesícula. Esta piedra también fortalece el sistema nervioso.

Turquesa:

Tonifica el cuerpo, descongestiona el sistema respiratorio y refuerza las defensas.

Zafiro:

Fortalece a los riñones y al corazón. Si se lo coloca sobre la frente otorga tranquilidad, equilibra la parte emocional. Es ideal para aquellas personas que presentan un estado de ansiedad.

El terapeuta determinará en cada caso en particular que gema deberá utilizarse, y en qué lugar deberá colocarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.